La libertad, ese poder para decidir sobre uno mismo y sobre mi vida es quizás el único valor que está buscando incansablemente el ser humano