La mitad de mi vida había oído hablar de Quentin Tarantino pero nunca le presté mucha atención. Pero un día lluvioso me topé con la película de Death Proof. De ahí siguieron todas sus películas.