El Governor’s Ball no sólo se trata de un festival de tres días en Randall′s Island, en Nueva York. Es arte que entra por un oído y llega al corazón.