Tres películas que te hacen ver cómo las cosas más comunes e incluso ridículas pueden resultar hermosas.