Cada vez que siento el paso fuerte del caballo, su respiración al galopar y el viento cuando saltamos juntos, experimento una sensación difícil de explicar.