Alcanzo mi libro, This Side of Paradise, de F. Scott Fitzgerald y me propongo la tarea de disfrutarlo esperando no correr el riesgo de perderlo en el fondo de la laguna. ¿Será que prefiero mi lado del paraíso o el de Amory Blaine?