Me gustan los hombres que buscan mujeres. Tan rebosantes de humanidad como ellos mismos. Con la misma tendencia a fallar, a pecar, a querer maldecir y fumar en momentos de estrés. Con la misma debilidad por el alcohol y la comodidad que ofrecen los pantalones.