Quizá no es el Bali de antes, ahora podemos encontrar un Starbucks en Ubud. Pero en nuestra corta estadía por este lugar, todos coincidimos con lo mismo: encontramos nuestro pequeño paraíso.