Hoy tenemos acceso a un sinnúmero de grandes cartas de amor escritas por enormes figuras a lo largo de la historia. Y, aunque ciertamente resulta un tanto invasivo dicho acceso, sería un crimen no compartir esos pensamientos con el resto de nosotros mortales poco creativos.