Comprendió que la vida es así: fugaz como la vida de su papá, un reloj con arena que parecía infinita, pero en un segundo ya no había más.