Cuando alguien me pregunta a qué me dedico, no sin cierto pudor respondo «Doy clases», un relato de Salvador Escalante.