Cuando mis amigos me preguntaron el por qué me tardé tanto sentada observando ese cuadro (le llamaron el cuadrado verde), sonreí evitando decirles que el primer arranque de sentarme justo en frente de ese cuadro fue que la banca lucía muy confortable.