Como varios de los libros de Murakami, Tokio Blues es un libro triste, un tanto oscuro, pero honesto y altamente simbólico.