Los mejores guías son los apasionados, los que se fascinan tan intensamente ante un fenómeno que a través del tiempo se vuelven expertos en él. Ese es el caso de Iracema de Andrade, ejecutante que produce extraordinarias sutilezas con su violoncello.