En nuestra cultura popular qué tan bonita o fea se considere a una actriz necesariamente influye en la apreciación de sus otros talentos. Ya estuvo bueno, ¿no?