No, la realidad no es como Black Mirror; no necesita de maromas dramáticas y suposiciones para ser más aterradora que la ficción.