El mundo virtual llega a funcionar como un área de escape para todos aquellos pensamientos, opiniones y críticas que una persona jamás se permitiría decir en “la vida real”. Bajo la capa del anonimato un usuario se puede permitir publicar los aspectos más reprochables y ásperos de su mente, sin miedo a las consecuencias.