Tras sentir la libertad bajo los pies, admiramos la belleza de la Pachamama y observamos como el paisaje va cambiando de color conforme baja el sol en el Valle de la Luna. Éste será el último lugar de la ruta que visitaremos en territorio chileno.