Tengo un amigo (guitarrista, recién aceptado en Berkelee) a quien le encanta argumentar cada vez que hablamos de música que “el rock está muerto”. Les comparto una playlist que reta esta idea.